Por: Jahleel Shiloh
Hace 25 años la población afrodescendiente de Colombia, goza de una ley que busca reconocer los derechos fundamentales vulnerados por más de 400 años. Una ley que, hasta el día de hoy, a pesar de haber hecho el reconocimiento aparente del territorio, el cual esta población pagó con oro, extensas jornadas de trabajo y hasta con sus vidas; hoy en su aniversario número 25 las cosas no cambian para esta población.
El panorama actual es desbastador, muestra una de las mayores cifras de líderes asesinados en el país, territorio de comunidades Negras intervenidas por la minería, explotación forestal y que han dejado como secuelas grandes afectaciones ambientales que han tenido repercusión en las poblaciones ribereñas y las cuencas de los ríos contaminadas por el cianuro de mercurio.
Se hace un balance de los logros obtenidos a través de estos 25 años y los mayores avances se ven reflejados en la parte educativa con las becas condonables y los créditos en ICETEX. Algunos han tenido la posibilidad de formarse a través de estos beneficios, pero ello es nada, comparándolo con la deuda histórica que tiene este país, para con la población afrodescendiente.
Algunos representantes de nuestra etnia, organizaciones de base y otros sectores que de una u otra manera que les interesa el proceso; hacen el llamado al gobierno nacional en el cumplimiento de la reglamentación de los capítulos faltantes de la ley 70. Esto muestra como estos 25 años, a pesar de tener unos mandatos en la constitución nacional, se suman a la brecha donde nos ponen en las peores condiciones del país y estas reclamaciones terminan siendo un murmuro al oído del
gobierno nacional.
Es triste ver como el gobierno saliente, simplemente saca una foto de su baúl y se toma la foto con algunos miembros de nuestra etnia que tenían asiento en el gobierno. Algunos dirán, pero es muy importante para el proceso. Sí, lo es, pero es deber de cada persona afrodescendiente de conocer e indagar su pasado, autoreconocerse y sobre todo cuestionarse el roll o el papel que nos han vendido, como actores en esta sociedad y ¿cómo se ve reflejado ese suceso en brindar las condiciones que por ley debe tener la población afrodescendiente en los territorios?
Jóvenes Negros, Raizales y Palenqueros está en sus manos elevar el grito, para que el gobierno nacional cumpla y retorne lo que les corresponde a las comunidades, porque son ustedes los más afectados y son ustedes los que asumen la responsabilidad de transmutar este proceso que con buenas intenciones algunos líderes abrieron el camino; pero también es cierto que algunos han sido muy irresponsables y se han preocupado más por el beneficio individual que del colectivo. Es por esa razón que 25 años después, seguimos con las peores condiciones en este país, donde le hemos dado cimiento a esta nación, emprendido la lucha de todos los procesos políticos y
estructurales, menos la nuestra.
Es hora que el pueblo afrocolombiano Negro, raizal y Palenquero, se muestre al mundo, como realmente es. Haciendo honores a la Nación de donde provenimos y que no sólo figuren y representen, unos cuantos como estrategia política o conveniente. Sino que sea toda una población que se reconozca por el legado ancestral y que necesitamos potenciar para la evolución integral de la humanidad.

No comments so far.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional