Por: Dari Cuesta

Hace tan solo unas semanas, Colombia entera fue testigo de la agresividad policial hacia Javier Ordoñez, suceso que lo llevó a la muerte y generó todo un rechazo por parte de los ciudadanos no solo en Bogotá, sino en varias ciudades de la nación, protestando en contra del abuso policial. Las  opiniones en  redes sociales como Twitter no se dieron a esperar, y algunos afirmaron: “Tenemos nuestro George Floyd colombiano”, otros usaron el hashtag  #todaslasvidaimportan. 

En primera instancia, rechazo este acto execrable cometido hacia Javier Ordoñez, pero me enfurece que lleguen a comparar su caso con el de George Floyd, este hombre afroamericano que perdió su vida por el abuso policial en los EE.UU hacia los hombres y las mujeres afrodescendientes.

 Asimismo a usar el hashtag, de la lucha por la libertad de las personas negras. La población afrodescendiente tiene  en Colombia una historia de más de quinientos  años en busca de su libertad, el reconocimiento de sus derechos y la equidad racial. El país entero se encolerizó por la muerte del abogado  Javier Ordoñez y salieron a marchar, pero  ¿quién  salió cuando masacraron a Jair, Alvaro, Josmar, Luis y Leider, éstos cinco jóvenes negros en Cali, Colombia?, solo la comunidad de Llano Verde, sus familiares y amigos.

Mientras, que en los demás hubo inconformismo, pero no indignación, esa indignación que hace salir de la comodidad, lograr la empatía y velar por el otro. Que no salgan  a decir que “todas las vidas importan”, cuando en el día a día se muestra cómo las comunidades afro son menoscabadas en todos los sistemas de la sociedad.

Del mismo modo, ¿porqué la muerte del joven negro Anderson Aboleda quien  también  murió a manos de un  policia en Puerto Tejada, valió tan poco para la nación?, ¿porqué por él y por los cinco jóvenes de Llano Verde, Colombia entera no se indignó?. Ya basta de la simulación, ya basta de usar las representaciones afro, y sus luchas para pedir justicia para todos, jamás la lucha de una persona negra en colombia y en el mundo será la misma de las demás personas.

Por el hecho de que sólo el que es afrodescendiente, puede comprender lo que es no tener las misma oportunidades que los demás y abrirse camino en medio de una sociedad que tiene implícito el racismo estructural. Y por supuesto, que la comunidad afro junto con su riqueza humana, cultura y costumbres no sea valorada solo cuando hay festivales como el Petronio Alvarez.