Carta a los 37

mayo 7, 2021

“Ustedes ajustan todos los gatillos
para que los otros disparen,
luego se apartan y esperan
cuando el conteo de muertos aumenta,
ustedes se esconden en sus mansiones
mientras la sangre de los jóvenes
se escapa de sus cuerpos
y se hunde en el barro”.
(Masters of war – Bob Dylan, 1963)

6 de mayo de 2021.
Aquí todo sigue igual, ya van 37 y duele todo un país… 37 vidas que ya no existen.
37 alientos arrebatados. 37 sueños que, como los tuyos, fueron silenciados
vilmente.
Aún me rehúso a creer que tu muerte es el resultado obligatorio de una protesta
social. Buscabas un mejor futuro, pero en lugar de eso, te topaste con un proyectil
que interrumpió la búsqueda.
Tu historia navega constantemente en el vaivén de las redes sociales que por
estos días se han inundado de un sentir colectivo donde prima la angustia, la
incertidumbre y la desilusión. Pero a pesar de ese exceso estremecedor de
información, tu rostro permanece obstinadamente en nuestra memoria. En cada
marcha, en cada baile, en cada clamor.

Por favor no me malinterpretes, no creas que tu violenta partida es una ganancia
para la lucha social. Al contrario, tu muerte es una pérdida que nada ni nadie
podrá reponer. No eres una cifra más y no se trata de ser parte de un bando o del
otro. Esto se trata de tu vida y el daño es irreparable.
Quiero agradecerte por tener el coraje de enunciar el malestar que nos aqueja a
muchos. Gracias por encarnar la valentía en su máxima expresión, pero
sobretodo, gracias porque tu partida confirma que —ahora más que nunca— es
fundamental tomar una posición crítica frente a la situación del país.
Lo mínimo que podemos hacer en estos momentos es incomodarnos hacia
adentro. Buscar porqués, cuestionar nuestro saber, examinar nuestro alrededor.
Forjarnos y ejercitarnos como sujetos políticos sin incurrir en teorías
simplificadoras, autoritarias y reduccionistas porque sencillamente la vida no se
puede reducir ni arrebatar.
Hace falta un fogonazo de conciencia y humanización. Es momento de
solidarizarse y respaldar al pueblo que resiste y grita herido que “el que murió
peleando vive en cada compañero”.
En memoria de Jeisson, Cristian Alexis, Stiven, Charlie, Michel David, Marcelo,
Miguel, Dadimir, Daniel, Einer, Maria, Edwin, José Augusto, Kevin, Jesús, Julia,
Rosemberg, Yeison, Brayan, Lucas, Santiago, Nicolás, Jefferson, Yofri, Jhonatan,
Kevin Antoni, José Emilson, Cristian Arturo, Harold…

Por:Sara Avilez -Comunicadora Social y Periodista

Fuentes:
@tembloresong (Instagram)
www.indepaz.org.co

Cimarron Producciones

Related Posts

Francia Márquez o la política plebeya El pasado 13 de marzo el país reconoció a Francia Elena Márquez Mina (Francia, en adelante) como una figura política de relevancia nacional, a ella que lleva casi toda su vida poniendo su cuerpo, alma y voz frente a la injusticia...

El asedio a las curules afro: la etnicidad entrampada entre la mafia y el clientelismo Durante las recientes elecciones al Congreso de la República, el escenario de reivindicación étnica constituido en las curules especiales para las comunidades negras en la Cámara de...

El poder simbólico del cabello afro

El poder simbólico del cabello afro

Como parte de la amplia lucha por el reconocimiento de las comunidades  afro, se ha procurado asiduamente acentuar el autorreconocimiento de la mujer negra dentro de la sociedad hegemónica, reivindicando aspectos tan básicos como su vestimenta, sus costumbres, su...

Comments

0 comentarios