El legado de Teresa Martínez de Varela.

junio 2, 2021

Siempre es un buen momento y un espacio para recordar y reconocer la labor de miles de mujeres que han trascendido a nivel local y global. Gracias a ellas, desde sus luchas en diferentes épocas, hemos llegado al lugar en el que nos encontramos ahora y nos inspiran a seguir buscando unas mejores condiciones a nivel social, político, cultural y, sobre todo, un mejor bienestar como mujeres.

Hoy es el turno para Teresa Martínez de Varela. Muchos la recuerdan por ser la madre de Jairo Varela, el director musical y fundador del Grupo Niche. No obstante, Teresa es toda una personalidad literaria que dejó su marca en el Chocó. Fue escritora, dramaturga y poeta, así como docente y activista. Escribió novelas, biografías y obras de teatro, también se desempeñó como musicóloga y pintora.  

Teresa nació el 1ro de julio de 1913 y a lo largo de su vida se reconoció siempre por ser La primera en: La primera niña negra en un colegio de blancas; la primera secretaría de Educación en el departamento; y una de las primeras personas que denunció públicamente el racismo en el Chocó. También fue la única mujer perteneciente a la Caravana Nacional de Periodistas, junto con 37 hombres, durante su expedición por el Pacífico en el ’55.

No obstante, desde su posición logró reconocimiento no sólo como intelectual sino como activista a nivel social buscando el bienestar del Chocó. De manera pública se enfrentó a Rojas Pinilla en 1954, oponiéndose a una de las leyes que el General proponía y que afectaban duramente la región. Fue docente en la Escuela de Artes y Oficios de Quibdó, así como la Escuela Normal de Istmina. En Bogotá se desempeñó como profesora del Colegio Femenino de Bachillerato y Comercio.

También llevó a cabo a lo largo de su vida investigaciones centradas en el Pacífico colombiano; el pueblo y la cultura indígena kuna, así como figuras representativas de la región como Manuel Saturio Valencia, ícono en la lucha contra el racismo, al ser la última persona en ser ejecutada legalmente en Colombia y a quien le dedicó su obra Mi Cristo Negro (1983). En 1987 escribió la biografía de Diego Luis Córdoba, líder político y congresista en la década de los 30’s.  

A pesar de haber publicado novelas como Guerra y amor (1947), Papi Gamín (1992) con el sello editorial del Grupo Niche, así como sus obras El nueve de abril, las fuerzas armadas, La madre fósil y el musical La Virgen loca, así como varios poemas y alcanzar numerosos logros académicos y artísticos, Teresa Martínez de Varela sintió toda su vida que sus escritos eran rechazados continuamente por su condición: por ser mujer y por ser negra.

Gracias a Úrsula Mena Lozano, Teresa recibió el reconocimiento que le negaron en su época y hoy podemos recordar su vida, su literatura y su obra en el libro En honor a la verdad: Teresa Martínez de Varela (1913-1998) publicado en 2009. Gracias a él podemos tener una visión cercana de su vida y producción literaria, así como las dificultades que enfrentó en una época donde pocos se atrevían a denunciar el racismo.  

A pesar de que Teresa falleció en 1998, muchos de los textos que llenaban sus repisas pudieron salir finalmente a la luz. Se publicó Cantos de amor y soledades, de la mano de su biógrafa Úrsula Mena y acompañada por los hijos de Teresa, hicieron un compendio poético, aunque la misma Mena Lozano niega decir que se trate de la totalidad de su obra.  En 2010, gracias al Ministerio de Cultura, varios de sus poemas fueron publicados en el libro Antología de Mujeres Poetas Afrocolombianas. (Que pueden encontrar aquí https://babel.banrepcultural.org/digital/collection/p17054coll7/id/15). Asimismo, la escritora Gloria Esquivel le dedica un capítulo en su libro ¡Dinamita! Mujeres rebeldes en la Colombia del siglo XX.

Gracias a los poemas y novelas de Teresa nos acercamos al corazón del Pacífico colombiano y con sus versos nos transmite la fuerza de una mujer que luchó contra el racismo y por lograr tener el lugar que se merece en la literatura colombiana. Aquí en Cimarrón la recordamos el día de hoy.

(Introducción del libro En Honor a la verdad: Teresa Martínez de Varela de Úrsula Mena Lozano – 2da edición)

Del averno del odio a la gloria de Dios

Terminó su misión en esta gleba,

fatal mazmorra donde estuvo preso…

En el éter su espíritu se eleva

cual plegaria sutil… de un santo rezo.

¡Mi Cristo Negro! Con sublime suerte

salva el averno… sin afán ni sustos.

Y allá en la Gloria donde ya no hay muerte

luce la aureola de los nobles justos.

Y en ese foro de la Gran Justicia,

con su voz de cantor… y de milicia

coro de querubines… lo acompañan.

Mientras Tántalo, en plena desventura

no ha visto a Dios… por su tenaz locura

de endiosarse en sus míseras hazañas.

*Tomado de Antología de mujeres poetas afrocolombianas, página 75. 

Por: Paola Gaitan 

Fuentes: 

Cuesta, G y Ocampo, A. (2010) Antología de mujeres poetas afrocolombianas. Bogotá, Colombia: Ministerio de Cultura. 

Color de Colombia (24 de noviembre de 2009).  Presentan biografía y compilación poética de Teresa Martínez, mamá de Jairo Varela, del Grupo Niche. Blogs El Tiempo. Recuperado de shorturl.at/xCFY3  

Esquivel, G. (3 de noviembre de 2020). A Teresa Martínez de Varela le decían loca por querer ser sabia. El Espectador. Recuperado de shorturl.at/dFMY2 

Libreros, L. (21 de agosto de 2012). ¿Quién fue la intelectual Teresa Martínez, mamá del maestro Jairo Varela?. El País. Recuperado de shorturl.at/gksvG

Mena Lozano, U. (2017). En Honor a la Verdad. Bogotá, Colombia: M&H Consultorías e Investigaciones

Cimarron Producciones

Related Posts

ritmo femenino al son de la poesía

ritmo femenino al son de la poesía

“Quedar por fuera de la circulación textual equivale a quedar fuera de la historia” escriben Graciela Maglia, Miguel Rocha y Juan Duchesne. Y es que por medio de la palabra y el registro de esta, independiente de la forma en que se conserve, se hace posible la...

Preocupante situación de violencia en Quibdó.

Preocupante situación de violencia en Quibdó.

El pasado martes 20 de abril en horas de la noche, en el barrio Buenos Aires, tres niños de 17, 12 y 11 años de edad, se dirigían hacia sus casas después de trabajar, ellos fueron atacados por un grupo de hombres quienes les causaron varias heridas en diferentes...

“Todos deberíamos leer a Chimamanda Ngozi Adichie

“Todos deberíamos leer a Chimamanda Ngozi Adichie

Leer es un acto político: amplía nuestros campos perceptivos con la constante invasión de preguntas que buscan enérgicamente una respuesta, cuestiona las creencias y fórmulas heredadas que en nosotros se instalan; replantea lo que somos y fundamenta lo que seremos....

Comments

0 comentarios