Francia Elena Márquez Mina nació hace 39 años en un territorio ancestral de una comunidad afrodescendiente, para ser más exactos en la vereda de Yomboló en el municipio de Suárez al norte del departamento del Cauca. Es una lideresa social y ambientalista que desde muy temprana edad empezó a defender los derechos de la población afrocolombiana luchando contra la minería ilegal en su región, esto hizo que poco a poco se volviera muy reconocida a nivel nacional e  internacional, pero no solo eso, también llamó la atención de varias multinacionales y diferentes grupos armados.

Francia Márquez, la mujer que puso en jaque a la minería ilegal y a las  represas en Colombia y acaba de ganar el premio Goldman - BBC News Mundo

Hacia  los años noventa, Francia Márquez comenzó a ver y a entender todas las dificultades sociales y ambientales por las que tenían que pasar las parteras, las trabajadoras domésticas, los pescadores, los mineros, los agricultores y los balseros de su zona; pues para nadie es un secreto que en el Cauca desde varios años atrás hay presencia de grupos armados al margen de la ley, quienes aterrorizan a las comunidades indígenas, negras y campesinos, con una gran ola de violencia, guerra, desalojos y desplazamientos forzados, fue aquí cuando ella tomó conciencia sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y hacer valer los derechos de su territorio.

Ella creció en una familia y una comunidad humilde, fuerte, respetuosa, servicial y unida; donde el territorio, la vida y el cuidarse mutuamente, son algunos de los pilares fundamentales para tener una sana y buena convivencia, pero sobre todo tenían muy claro que las cosas debían hacerse con amor; esto es algo que Francia no ha olvidado y tiene presente en su vida, pues día a día en su labor como lideresa y defensora, lo demuestra. 

Márquez, en su larga trayectoria se ha caracterizado por ser una mujer feminista, persistente y luchadora, gracias a ello, ha logrado abrirle camino a las mujeres negras en innumerables procesos de resistencia y reivindicación de sus raíces; un claro ejemplo fue:  La movilización de Mujeres Negras Por el Cuidado de la Vida y los Territorios Ancestrales, donde decenas de mujeres marcharon por varios días desde la vereda de La Toma (Suárez) hasta la casa de Nariño (Bogotá), cada una de ellas llevaba con orgullo su turbante como representación de identidad resistencia y fuerza. Haciendo visible los impactos negativos que la minería ilegal traía a su departamento y a su pueblo, y que así el gobierno diera por terminado esta actividad. También le exigieron al presidente que retirara los títulos mineros que le había dado a las empresas multinacionales y que acelerara el proceso de titulación colectiva de sus tierras. 

Además, hizo parte de la quinta delegación de víctimas en La Habana, aquí expuso cómo la minería ilegal y el conflicto armado afectaban a los pueblos indígenas, afrocolombianos y campesinos.  

A causa de esto y de muchas otras acciones que lideró, en el 2015 fue galardonada con el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos y en el 2018 con el Premio Goldman para el medio ambiente. Para el 2019 el medio británico British Broadcasting Corporation (BBC) la destacó como la única colombiana que hacía parte del listado de las cien mujeres más influyentes e inspiradoras. 

El año pasado en vista del aumento desmedido de la violencia y conflicto armado en el departamento del Cauca, asesinatos de líderes y lideresas sociales, desplazamientos y demás; anunció su deseo de ser la primera presidenta de Colombia para el año 2022. De hecho, hace poco confirmó su candidatura, para muchos esta noticia causó gran alegría pues era algo que ya se veía venir. 

 Francia Márquez es una muy buena opción para ser la primera presidenta de la República es de las pocas personas que se ha levantado a pulso y ha realizado un cambio notorio en una sociedad racista, donde tanto mujeres como hombres no son tenidos en cuenta y son discriminados constantemente por su color de piel. A la ambientalista y defensora de los derechos humanos, se le augura una gran acogida por parte de los colombianos, sobre todo por las comunidades afrocolombianas e indígenas, ya que durante todos estos años se ha visto el arduo trabajo que ha llevado a cabo  para  mejorar su calidad de vida en los territorios. 

Además, ha demostrado con hechos su interés por construir paz en Colombia y que esta se conserve en el tiempo, en especial en aquellas zonas invisibilizadas por parte del Gobierno, pues ella más que nadie ha tenido que vivir en carne propia lo que es la guerra, las amenazas y el tener que irse de su territorio en contra de su voluntad.

Claramente, ella se enfrentará a poderosos partidos políticos tradicionales y empresarios, quienes siempre han estado al mando y han sacado provecho de la influencia que tienen para así manejar y controlar el país a su antojo, en realidad han sido pocos los mandatarios que han velado por el bienestar de los colombianos. Por lo mismo, para ella no será nada fácil llegar a la presidencia 

Francia Elena es la representación de un pueblo que lucha constantemente por un mejor porvenir, será la voz de los oprimidos y con acciones  demostrará que aún hay esperanza para Colombia.

Por: Juliana Mosquera Vargas

Comunicadora Social y periodista