Los nadies, los ningunos, los ninguneados”: Siloé, territorio de resistencia

mayo 24, 2021

Desde sus cimientos, Siloé ha sido territorio de resistencia. A casas de bajareque, sobre la nada, y buscando empleo como extractores de carbón empezaron a llegar los primeros pobladores —campesinos, afrodescendientes e indígenas desplazados, en su mayoría, por la violencia— a habitar la zona occidental de la capital vallecaucana.

Arribaron expectantes a la “Sucursal del Cielo”, sin saber que se toparían con múltiples políticas y administraciones municipales donde la indolencia, la desigualdad y la corrupción serían un factor común que les perjudicaría. A causa de aquel vasto desamparo estructural, Cali es hoy una de las ciudades donde mayores porcentajes de pobreza y desempleo hay. 

Según la ONG Cali Cómo Vamos y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, en 2020 la ciudad tuvo un índice alarmante de pobreza multidimensional que alcanzó el 23%. Y con respecto al desempleo, el panorama no es más alentador pues cuenta con una cifra del 15,9% (abril, 2021), compitiendo, de nuevo, por los vergonzosos primeros puestos junto con las demás ciudades principales del país. 

El descontento colectivo de la Cali que está en las calles protestando y resistiendo es el claro reflejo de una comunidad exhausta de la desigualdad y el abandono. Y los habitantes de Siloé no solo se han encargado de ser una de las caras más importantes de dicha protesta, sino que, tristemente, son también los que ocupan un gran porcentaje de las cifras ya mencionadas. 

En su trayectoria por la historia, Siloé, que hace parte de la comuna 20 junto con 11 barrios más, ha sido continuamente sacudido por profundas heridas, tales como la violencia, la pobreza y la escasez de oportunidades, que lo convierten en una zona vulnerable y estigmatizada ante la sociedad. 

Tomando un poco las palabras del periodista y columnista Jorge Enrique Rojas, Siloé es “la capital de la resistencia porque es la capital de la desigualdad”. Y aunque es claro que estas heridas atraviesan y calan en toda una comunidad, lastimosamente, son los jóvenes los que se convierten en blancos y víctimas de la indiferencia y el abandono estructural. 

Steven Ospina, líder social y miembro del colectivo juvenil Soñadores Siloé, manifiesta con coraje, y en nombre de todos los manifestantes del sector, que “Cali tiene una deuda con los jóvenes (…) Es necesario que se brinden las garantías de la protesta hoy para nuestra vida el día de mañana”.

Por eso, en el marco del Paro Nacional son estos mismos jóvenes que, cansados de la desigualdad y la falta de garantías y oportunidades, conforman uno de los mayores epicentros de ejemplo y resistencia; al mismo tiempo, son el trágico rostro del mortal saldo que deja el abuso de la fuerza pública y la represión estatal.

El conteo, desde que empezó la protesta, ya va por más de 50 heridos y 3 jóvenes asesinados específicamente en Siloé; jóvenes que nadie parece ya recordar o que, mejor dicho, nunca han sido recordados. Sus voces, que han sido silenciadas no desde que empezó el paro sino desde siempre, han pertenecido a esa periferia abandonada y a la cara estigmatizada y discriminada de la ciudad. 

Tal como enuncia el escritor uruguayo Eduardo Galeano: 

“… Los nadies: los hijos de nadie,

los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados,

corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,

rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies,

que cuestan menos

que la bala que los mata”.

Kevyn Anthony Agudelo Jiménez

Le decían “Polaco”. Desde pequeño sintió pasión por los deportes y hacía parte del Siloé Fútbol Club. Quería estudiar Ingeniería en la Universidad Autónoma de Occidente, pero un miembro de la Fuerza Pública le arrebató el sueño cuando le disparó con un arma de fuego el 3 de mayo.

Cuestión Pública habló con sus familiares y amigos con el fin de conocerlo mejor y honrar su memoria. Puedes leer el artículo a continuación:

José Emilson Ambuila 

Vivía en Siloé, pero era oriundo de Buenos Aires, Cauca. Tenía un hijo pequeño y sus vecinos afirman que “fue una víctima fatal de la incursión policial en Siloé, toda la Comuna 20 siente dolor” (Indepaz y Temblores ONG). Fue asesinado con un arma de fuego el 3 de mayo.

Harold Antonio Rodríguez Mellizo

Era un joven aficionado al deporte, hacía parte del Club del Valle (fútbol). Había salido de prestar servicio militar hacía poco y la Fuerza Pública le pagó con un proyectil que atravesó su cuerpo y le quitó la vida el 3 de mayo.

El 9 de mayo de este año Cuestión Pública les rindió homenaje a todos y a todas y a los que todavía nos faltan: 

Mi nombre es Sara Avilez y actualmente curso el último semestre de Comunicación Social-Periodismo en la Universidad Pontificia Bolivariana. Me gusta contemplar el mundo a través del cine, la poesía, la música y el feminismo.

Cimarron Producciones

Related Posts

El papel que jugó Hattie McDaniel dentro del cine

El papel que jugó Hattie McDaniel dentro del cine

Esta semana conocimos los nuevos ganadores de los premios de la Academia y por segunda vez en la historia una mujer es elegida en la categoría de Mejor dirección. Chloé Zhao se lleva la estatuilla después de once años de la ganadora Katheryn Bigelow en la edición 93°...

10 películas para ver en tiempos del paro nacional

10 películas para ver en tiempos del paro nacional

A la luz de la situación en el país, nos detuvimos a buscar y seleccionar algunas producciones cinematográficas realizadas en Latinoamérica, que nos sirven de ejemplo para entender los procesos que se han dado en otras partes del continente. Entre documentales y...

Carta a los 37

Carta a los 37

“Ustedes ajustan todos los gatillospara que los otros disparen,luego se apartan y esperancuando el conteo de muertos aumenta,ustedes se esconden en sus mansionesmientras la sangre de los jóvenesse escapa de sus cuerposy se hunde en el barro”.(Masters of war – Bob...

Comments

0 comentarios