Oda a la mujer negra

julio 28, 2021

¿Qué es la «belleza» y qué es lo que determina que una mujer sea «bella»? Para la mujer negra ha sido una lucha constante e incesante por definir, apropiarse y reconocer una identidad que deambula brumosa frente a los ideales y referentes atosigantes del mundo blanco occidental.  

Victoria  Santa Cruz, compositora y expositora del arte afroperuano, encuentra en la palabra y la lírica, específicamente en su poema “Me gritaron negra” (1978), una forma de rebelarse y resistir contra esa estética colonial hegemónica llena de prejuicios y estereotipos asociados a su condición de mujer negra.  

En él, siembra una conmovedora semilla de reflexión que devela la lucha continua por aceptar y amar aquella identidad arrebatada, pero que es propia y está ahí; utilizando con precisión y elocuencia el lenguaje como un acto reivindicativo y de conciencia contra las miradas opresoras y las voces de odio que quieren anular la identidad y la belleza de la mujer negra.

Tenía siete años apenas, / ¡Qué siete años! / ¡No llegaba a cinco siquiera! / De pronto unas voces en la calle / me gritaron: ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!

“¿Soy acaso negra?”, me dije ¡sí! / “¿Qué cosa es ser negra?” ¡Negra! / Y yo no sabía la triste verdad que aquello escondía ¡Negra! / Y me sentí negra ¡Negra! / Como ellos decían ¡Negra! / Y retrocedí ¡Negra! / Como ellos querían ¡Negra!

Y odié mis cabellos y mis labios gruesos y miré apenada mi carne tostada / Y retrocedí ¡Negra! / Y retrocedí … ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Neeegra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / Y pasaba el tiempo, y siempre amargada / Seguía llevando a mi espalda mi pesada carga ¡y cómo pesaba!.. / Me alacié el cabello, me polveé la cara y entre mis entrañas siempre resonaba la misma palabra / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Neeegra! 

 Como mujeres negras, empezamos a reconocernos a nosotras mismas siendo miradas, observadas y juzgadas, generalmente, bajo la inspección del hombre blanco. Ese cuestionamiento existencial —expresado con una penosa ingenuidad y desde una orilla ajena—  posiciona nuestra existencia en la diferencia. La mujer del poema es ella misma, pero al mismo tiempo es otra. Además de negar su individualidad, como si fuera poco, también se esboza el racismo de esa mirada externa. La palabra “negra” en un sentido peyorativo. Desde una temprana edad, entonces, la mujer negra considera y percibe el color de su piel como algo malo. Que incomoda. Feo. 

Reconocerse como mujer negra en el reflejo de los ojos de quienes la juzgan y miran implica termina siendo, pues, un sentimiento de desprecio frente a ese reflejo, frente a ella misma. Frente a su piel, su cabello, sus facciones; frente a su cultura y sus ancestras.

Los cánones y estereotipos —racistas desde sus inicios, pues se han cultivado y establecido a partir de la blanquitud europea y norteamericana— ejercen una violencia estética sobre ella; la convierten en objeto de burla y discriminación. Es ahí,en un aparente complejo de inferioridad, que la mujer negra decide despojarse de sus raíces para adaptarse al mundo blanco —heteronormativo y patriarcal— como modo de supervivencia. 

Hasta que un día que retrocedía, retrocedía y qué iba a caer / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!  / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! / ¡Negra! ¡Negra!, ¡Negra! / ¿Y qué? ¿Y qué? ¡Negra! Sí, / ¡Negra! soy, / ¡Negra! Negra ¡Negra! / Negra soy ¡Negra! Sí ¡Negra! soy ¡Negra! Negra ¡Negra! Negra soy.

De hoy en adelante no quiero, laciar mi cabello, no quiero. / Y voy a reírme de aquellos, / que por evitar, según ellos, / que por evitarnos algún sinsabor / llaman a los negros gente de color / ¡Y de qué color! NEGRO ¡Y qué lindo suena! / NEGRO ¡Y qué ritmo tiene! / NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO, NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO, NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO, NEGRO NEGRO NEGRO. 

Reivindicación. Según la Real Academia Española «reivindicar» significa reclamar o recuperar alguien lo que por razón de dominio, cuasi dominio u otro motivo le pertenece. Soy negra y qué. Reivindicación y reconocimiento de la identidad como derecho fundamental. Mi identidad —bella y propia, ya no desde la mirada del otro— como mujer negra.

Como describe Audre Lorde, escritora negra, feminista, lesbiana y activista por los derechos civiles, en su libro “La hermana, la extranjera”, a medida en que ahondamos en el contacto con nuestra valiosa conciencia y sabiduría ancestral, iremos aprehendiendo a conocer y valorar nuestros sentimientos y a respetar las fuentes ocultas del poder —que han vivido y sobrevivido y han recobrado fuerza en la oscuridad— de donde emana el verdadero conocimiento. 

(Re)conocerse y aceptarse es un acto de libertad, resistencia y honorabilidad con nuestras raíces, nuestras ancestras y sus luchas y con nosotras mismas.

“Al fin, al fin comprendí, AL FIN, / Ya no retrocedo, AL FIN, / Y avanzo seguro, AL FIN, / Avanzo y espero, AL FIN, / Y bendigo al cielo porque quiso dios, que negro azabache fuese mi color, / Y ya comprendí,  AL FIN, / ¡Ya tengo la llave!, /  NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO/ NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO, NEGRO NEGRO, / ¡Negra soy!

por : Sara Avilez

Dari Cuesta

Related Posts

Cien años después:Shuffle Along

Cien años después:Shuffle Along

Cien años de Shuffle Along, el musical negro que cambió a Broadway en la primavera de 1921; una comedia musical estrenada unas cuadras arriba de Times Square y cambió por siempre la historia de Broadway. El show, Shuffle Along, era protagonizado por afroamericanos y,...

Promover el antirracismo en un Estado de negación

Promover el antirracismo en un Estado de negación

Una entrevista con activistas de “Educación Antirracista para New Hampshire” (NHARE) El Estado de New England, en New Hampshire, es principalmente rural y cuenta con una población blanca de alrededor de 1,3 millones de personas. Como es mi Estado natal, hablo desde la...

Rastreando los lugares de no retorno para volver a ellos

Rastreando los lugares de no retorno para volver a ellos

La “Ruta del esclavo: resistencia, libertad, patrimonio” surgió en Ouidah, Benín, en 1994 como una iniciativa intercontinental impulsada por la UNESCO y la Organización Mundial del Turismo (OMT). La ruta recorre casi cuatro kilómetros que van desde el centro de la...

Comments

0 comentarios