Sara Johana Asprilla:

octubre 24, 2021

pelo Bonito

“nuestras historias también valen y son importantes que se narren”

A lo largo de la historia, el cabello ha sido un aspecto problematizado para la mujer afro debido a la mirada racializadora y a los estándares de belleza eurocéntricos impuestos en la sociedad; este supone una dualidad entre un pelo “bueno” y un pelo “malo”. Dicha dicotomía impone, tácitamente, la necesidad de tener un cabello —el considerado “bueno”— liso y largo. 

Pero para Sara Johana Asprilla Palomino no fue así. Desde pequeña, y a raíz de un tratamiento para alisar su pelo sin su consentimiento, empezó a plantearse preguntas acerca de su cabello y lo que este suponía. De esta premisa nace su ópera prima Pelo Bonito (2018), resultado de un proceso académico, la cual nos permite aproximarnos al universo de 3 mujeres que enfrentan a diario aquellos estereotipos mientras reflexionan sobre las decisiones estéticas y políticas que han hecho sobre su pelo.

Sara Johana nació en Bahía Solano, Chocó, pero a los 2 años se mudó a Quibdó junto con su familia con la ilusión de encontrar mejores oportunidades laborales y de estudio. Allí vivió y se formó hasta que tuvo la oportunidad de trasladarse a Medellín para estudiar y emprender su futuro como profesional en el área audiovisual, cursando dos carreras: Ingeniería Multimedia y Comunicación Audiovisual. Esta simbiosis le permitió descubrir una esencia que, desde entonces, está presente en cada uno de sus proyectos: “más allá de apuntar la cámara hacia el otro, uno también puede girar la cámara y apuntarse a uno mismo, a su territorio y a sus vivencias”.

—¿Qué le apasiona a Sara Johana Asprilla?—

S.J.A: Me gusta mucho narrar, contar historias y últimamente le he cogido mucho cariño a la escritura de guión cuando encontré sobre qué escribir o qué tipos de narrativas eran las que me gustaban. También me gusta mucho la música, sobretodo ciertos ritmos de Brasil, y en general todos los encuentros culturales que se van dando a través de las artes, pero lo que más me apasiona en el mundo es compartir con otras personas las experiencias que uno vive en los territorios, especialmente en Bahía Solano. 

—¿Qué retos se presentaron en el proceso de grabación de Pelo Bonito y cómo los afrontaron?—

S.J.A: Pelo Bonito es el resultado de un proceso académico, específicamente del “Módulo Documental”, y es un trabajo interdisciplinario que realizamos mis compañeros y yo junto con dos compañeras de la facultad de Periodismo. Al ser un trabajo académico, existía una preocupación por la opinión de los profesores frente al proceso del proyecto y varios de ellos se contradecían, lo que nos dejaba muy confundidos. Pero gracias a esto, empezamos a confiar más en nuestro instinto y a basarnos en lo que habíamos planteado inicialmente, enfocarnos en lo que queríamos narrar y no alejarnos mucho de eso, pero escuchando las retroalimentaciones también, claro está. Por otro lado, también está el problema del tiempo, pues como es un proceso académico, toca cumplir con ciertas fechas de entregas entonces quizás no fue el tiempo ideal para un documental en el que uno se da la oportunidad de conocerse mejor con sus personajes y darles a los protagonistas la oportunidad también de sentirse cómodos con un equipo, etc.  

—Siendo esta tu primera producción, ¿qué es lo que más destacas o el mayor aprendizaje de esa experiencia?—

S.J.A: Aprendí a soltarme un poquito más en cuanto a la dirección, a tenerme más confianza en lo que hago y planteo. Aprendí a seguir mi instinto, pero sin hacerme la sorda ante la opinión de los demás. También aprendí la importancia del trabajo en equipo, creo que eso es una de las cosas más bonitas del cine porque es un trabajo muy colaborativo y la importancia de respetar los espacios de los personajes, darse cuenta que en el documental no se puede perder la esencia de los espacios habitados, al igual que la importancia de tomarse el tiempo de conocer y “convivir” con los personajes y su cotidianidad. 

—¿Cuál es tu línea de interés audiovisualmente hablando? Es decir, ¿hay algún tema (o temas) en específico que te movilice más que los otros?—

S.J.A: Sí, me interesa mucho narrar lo afro desde diferentes puntos de vista. Por ejemplo, ahora estoy muy interesada en narrar/escribir sobre ciertas disidencias dentro lo afro, también, que quizá a veces empiezan a caer en ciertas narrativas heteronormadas. También estoy trabajando mucho en esa intersección entre lo afro y las identidades sexuales y de género y, asimismo, seguir narrando sobre el cabello y el territorio, especialmente en Bahía Solano y Quibdó, y la relación que tienen con este. Entonces esos serían los ejes en los que estoy interesada en narrar: lo afro y el encuentro con el territorio, lo afro y el encuentro con disidencias de género y diversidad sexual.

—¿Qué perspectiva/opinión tienes acerca de las nuevas propuestas de cine afro que se están realizando en el país? ¿Alguien en específico para resaltar?—

S.J.A: Me parece que estamos en un momento muy especial porque ya empiezan a surgir un montón de realizadores que están dispuestos no solo a representar sino a autorrepresentarse, entonces siento que esas propuestas que están naciendo ahora de cine afro en Colombia son realmente muy genuinas, muy cercanas a esas vivencias personales porque son miradas desde una primera mano, desde una perspectiva mucho más próxima. Ahora en Quibdó hay más interés por lo audiovisual, ya se empieza a gestar un Consejo Departamental de Cine que me parece muy valioso y también está Reison Velásquez que está haciendo un trabajo muy grande en pro de las narrativas afro, rescatando la ancestralidad, las costumbres y la cultura. Y aquí traigo a colación una frase del cineasta argentino, Jorge Cocsia, que dice que “un país sin cine es como una casa sin espejos”, entonces eso mismo pasa con el territorio; es muy bonito y valioso que ya empiecen a surgir realizadores desde lo afro y desde el territorio.

—¿Qué opinas que falta en la escena audiovisual afro?—

S.J.A: Me parece que hace falta más mujeres afro en el territorio narrando. Por ejemplo, en Quibdó conozco muy pocas mujeres que trabajen lo audiovisual más allá de la actuación, y eso no está mal, pero también sería muy bonito ver más mujeres directoras, productoras, que empiecen a explorar otros departamentos y que ellas puedan proponer sus historias. 

También siento que hace falta explorar más acerca de lo afro y lo LGBT, esa intersección, porque creo que el cine afro tiene una oportunidad muy grande de ser también un cine interseccional (que en general también le hace al cine colombiano que se queda mucho en ciertos esquemas) entonces sería muy valioso ver una persona LGBT y afro narrando y autorrepresentandose. 

—Por último, ¿qué consejos le das a las personas interesadas en el área audiovisual? Especialmente aquellos y aquellas interesados en narrativas afro—

S.J.A: Bueno, yo en estos momentos también me encuentro en ese mismo punto, de uno tratar de descubrir(se) como una persona que escribe sus propias vivencias y eso lo aprendo con cada paso que voy dando entonces de lo que más he aprendido hasta ahora es que uno siempre tiene que darle el valor a las cosas, a las personas y a los espacios que a uno lo rodean. Hay que valorar la historia del vecino, la historia de mi mamá, mi propia historia (lo que estoy viviendo en estos momentos y lo que yo me pregunto por dentro) o lo que ha vivido mi hermana o la historia de mi pueblo, así en general… No matarse la cabeza pensando en una cosa fantasiosa o que tiene que verse como esas películas de Hollywood que transmiten en televisión, sino que también es mirarse a sí mismo y mirar alrededor y entender que nuestras historias también valen y son importantes que se narren. 

Puedes visualizar este bello documental ingresando al siguiente link: www.cinescuela.org/es/pelicula/pelo-bonito-220248 

Por: Sara Avilez

editorgeneral

Related Posts

Fania Noel Hace unos meses, tuvimos la oportunidad de conversar con una de las activistas más destacadas en el viejo continente. Hoy desde Cimarrón Producciones les presentamos a Fania Noël. Además de militante, también es escritora, ensayista y fue cofundadora del proyecto político y editorial AssiégéEs

Fania Noel Hace unos meses, tuvimos la oportunidad de conversar con una de las activistas más destacadas en el viejo continente. Hoy desde Cimarrón Producciones les presentamos a Fania Noël. Además de militante, también es escritora, ensayista y fue cofundadora del proyecto político y editorial AssiégéEs

Magister en ciencias políticas de La Sorbona de París, hoy Fania realiza sus estudios de doctorado en sociología en The New School for Social Research Su labor se ha desarrollado mayoritariamente en Francia, donde hizo parte del colectivo afrofeminista Mwasi siendo...

El turbante

El turbante

Símbolo de identidad y resistencia afro El uso del turbante implica la construcción de una identidad negra/africana en oposición a la identidad blanca/europea; hoy en día, se manifiesta como una forma de liberación frente al estándar hegemónico de belleza y a la...

El sacerdote afro que promueve y defiende su cultura

El sacerdote afro que promueve y defiende su cultura

El padre Emigdio Cuesta Pino, nació en el año 1964 en Bojayá, ubicado en el departamento de Chocó. Es una región que se conoce por su variedad de acantilados selváticos, diversidad de flora y fauna, donde se puede encontrar al menos el 10% de las especies de anfibios...

Comments

0 comentarios