Soy porque somos: Nuestro podcast salvavidas

marzo 27, 2021

Escrito por: Estefanía Villa y Laura Nuwuanda

En febrero 2020, en Guachalito, corregimiento de Nuquí, Chocó, en el Pacífico colombiano, nos reunimos alrededor de 25 personas entre líderes y lideresas comunitarios, investigadores, cineastas, gestores culturales y artistas para darle inicio a lo que sería el cuarto laboratorio de solidaridad liderado por la organización Skylight y Cimarrón Producciones, Solidarilabs AfroColombia. Fue una semana donde todo comenzó en un trabajo personal de sanación, reconciliación y autoconocimiento, para luego reconocer exactamente qué podíamos aportar, como seres individuales, a la creación de un proyecto colectivo y colaborativo. Uno de esos equipos de trabajo lo conformamos Laura Valencia Bonilla (Cali), Fanny Escobar Hernández (Urabá antioqueño), Rafael Caicedo (Quibdó), Lucely Rivas Espinoza (Vigía del Fuerte) y Estefanía Villa Díaz (Bogotá).

Recuerdo que tuvimos un par de reuniones frente al mar, con la arena en nuestros pies, para aterrizar las ideas sobre qué era lo que queríamos plasmar, lo que queríamos contar. En algún momento hablamos de diversidad, de romper con los estereotipos con los que muchas veces hemos cargado por ser personas racializadas, de querer darle un espacio a las voces, historias y realidades de la gente negra en Colombia, sin importar dónde vivan; porque Solidarilabs AfroColombia, como experiencia de vida, nos dejó muy claro el cómo podíamos ejercer activismos, procesos comunitarios, creativos y artísticos desde distintos escenarios, rurales o urbanos; y que aún así, las luchas eran las mismas: acabar con el racismo, procurar por la dignidad de nuestras comunidades y territorios; unirnos y reconocernos a pesar de venir de diferentes lugares del país.

Fue así como esa colcha de retazos, tuvo mayor sentido, teníamos elementos en común, teníamos narrativas similares, con acentos distintos y palabras diferentes, el significado se mantenía. Soy porque somos, es el significado de la palabra “Ubuntu”, una ley de vida en Sudáfrica. Desmond Tutu, explica que “una persona con ubuntu es abierta y está disponible para las demás, respalda a las demás, no se siente amenazada cuando otras son capaces y son buenas en algo, porque está segura de sí misma, ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otras son torturadas u oprimidas”. Muchas de las luchas del pueblo negro afrodescendiente en Colombia mantiene esta frase como la brújula que le da sentido al propósito colectivo, y fue por eso que quisimos darle este nombre al proyecto que comenzábamos a tejer con el mar y la selva de cómplices protectores.

Soy porque somos es una estrategia de comunicación que busca visibilizar la diversidad de la diáspora africana en diversas regiones de Colombia, reconociendo las realidades situadas y la interseccionalidad que habitamos. Queríamos arrancar este proyecto contando las historias de vida de cada una de las personas participantes de Solidarilabs AfroColombia, para conocer su trabajo, sus aportes y los retos que enfrenta en su territorio. Sin embargo, cuando comenzamos la planeación del contenido, llegó la pandemia y en plena cuarentena, en medio de varias reuniones virtuales con nuestra mentora, Vanessa Cuervo de Skylight, decidimos que lo más oportuno para el momento que vivíamos, era replantear el enfoque y utilizar esta fase inicial del podcast para retratar las historias, experiencias y problemáticas de la población negra y afrodescendiente en tiempos de pandemia. En esta primera fase de publicación, hemos hablado de algunos temas como: salud en las comunidades negras afrodescendientes, experiencias de las mujeres racializadas y reflexiones de las personas disidentes sexuales y de género.

No dejamos de lado a aquellas hermanas, hermanos y hermanes con los que conversamos, celebramos y compartimos en Nuquí. Por el contrario, lo que hicimos fue tejer una nueva narrativa, tomar esa recarga que había traído nuestro encuentro y mantenernos unides, durante la cuarentena del 2020. Así fue, como comenzamos a hacer reuniones semanales para agendar contenidos y definir las temáticas que abordaríamos en cada episodio y asignar tareas en el equipo de trabajo. Organizamos las preguntas que queríamos hacer para conocer las realidades impactadas por un problema que nos atravesaba a todes, pero que ocasionó efectos completamente diferentes desde lo local. Era nuestra forma de mantener el fuego de la unidad encendido, porque la ansiedad o la depresión por el encierro y el desempleo, comenzaban a tocar algunas puertas de nuestras casas y debíamos mantenernos con tranquilidad y la firmeza de que sólo, a través de la solidaridad, de la comunicación y de la juntanza era posible salir adelante. 

Laura se encargó en su mayoría de recontactar a la red, a través de llamadas, entre Lucely y yo comenzamos a hacer la edición de los episodios. Para no tener que luchar tanto con la falta de conectividad o acceso a internet en algunas zonas rurales donde se encontraban algunas de nuestras compañeres, preferimos que grabaran sus respuestas por whatsapp, así que comenzamos a tejer, poco a poco cada voz, cada relato y cada experiencia de lo que vivían en estos tiempos tan agitados y confusos.

Sin duda, podemos decir que Soy porque somos, sin saberlo, ni planearlo, fue nuestro salvavidas para no perder la confianza en nuestros procesos, ni en nosotras mismas; para nutrir la creatividad en medio de tiempos turbulentos, para aprender nuevas habilidades y conocer historias poderosas, valiosas. También nos ha permitido querernos, construir una amistad hermosa, conocernos, apoyarnos, incluso cuando supimos de noticias aterradoras como el asesinato de los jóvenes de Llano Verde en Cali, que en medio de estos tiempos de Covid-19, sólo nos confirmaba que la pandemia es el síntoma y la enfermedad es la desigualdad y el racismo estructural. Sin embargo, aquí le seguimos apostando a crear otros futuros posibles con nuestras voces, con el poder de nuestra palabra, de mencionarlo y nombrarlo todo para que exista, para crear memoria colectiva y sembrar espacios de conocimiento y reflexión.

Ahora que nuestro primer envío de episodios, grabados durante el confinamiento en 2020, ya han visto la luz y han sido publicados, también son de ustedes. Por eso, no está de más reiterarles nuestra invitación a que sigan escuchando a las voces de esta Red Solidarilabs, se identifiquen con ellas y puedan replicarlas, donde sea necesario llevar estos mensajes.

Cimarron Producciones

Related Posts

Los avances del cine negro en Colombia

Los avances del cine negro en Colombia

El 7 de junio de este año 2021, la constitución de 1991 cumple 30 años de vigencia. Es esta la que reconoce que Colombia es un estado pluriétnico y multicultural, que debe asegurar la protección de la diversidad, de las riquezas naturales y culturales de la nación. Se...

Comments

0 comentarios